«Sé generoso. Ve al grano».

Decálogo para no ser rollero

Por María Luisa Lucas

1. Detecta las ideas clave y ordénalas. Si son muchas, es que no son clave.

2. Acompaña las ideas con ejemplos y datos.

3. Empieza fuerte. Pasa de las introducciones. Nunca dejes lo importante para el final.

4. Sí, la audiencia debe hacer un esfuerzo, pero es el de reflexionar sobre lo que dices, no el de intentar entender a dónde quieres ir a parar.

5. Lo que importa no son tus procesos, sino los beneficios. Cuenta lo que aporta valor a quien te escucha y eso nunca es contarles tu vida.

6. Eres una persona hablándole a personas. Las florituras no te harán parecer más listo. Naturalidad.

7. Hablar más tiempo del necesario es una falta de respeto para tus compañeros; en un evento, lo es para el público y para quien te haya invitado.

8. El soporte visual es un apoyo extra para la audiencia, no para ti. Leer la pantalla demuestra falta de preparación.

9. Ensaya, pero no en tu cabeza. En-sa-ya. Nadie es tan bueno como para no necesitarlo. Tú, tampoco.

10. No seas egoísta. ¿Quieres que te escuchen? Dales algo que quieran escuchar.

WhatsApp No seas rollero
Enviar mensaje