No intentes ser el mejor en una sola cosa

 

Si me das a elegir entre tú y la riqueza, me quedo contigo. Si me das a elegir entre todos los consejos sobre cómo tener una carrera de éxito, me quedo con el de Scott Adams: no intentes ser el mejor; sé muy bueno en dos o más cosas y que una de ellas sea hablar en público.

Scott Adams es dibujante de cómics y un ejemplo de que combinar habilidades funciona.

“No podría ganarme la vida como artista, pero no dibujo mal. Tampoco podría ganarme la vida como humorista, pero soy más divertido que la media. Uniendo las dos habilidades, sucede la magia: poca gente puede dibujar bien y escribir chistes; eso es lo que me hace especial”.

Y le sumó una tercera habilidad, su formación en Empresariales. Y así es como Scott Adams encontró su hueco en el mercado profesional.

El consejo de Adams se basa en la siguiente premisa: si quieres hacer algo extraordinario, tienes dos caminos. El primero, ser el mejor en un tema específico. El segundo, ser muy bueno (top 25%) en dos o más cosas. Adams defiende que el primero no es recomendable; pocos serán jugadores de la NBA o conseguirán un disco de platino. Y yo digo que amén. La dictadura del “puedes conseguir todo aquello que te propongas” es asfixiante y tramposa.

La segunda estrategia es mucho más sencilla. Todo el mundo tiene varias facetas en las que puede estar en ese top 25% (si lo acompaña de esfuerzo) y, como hemos visto, él es un ejemplo: dibujo, humor y enfoque empresarial.

¿Cuál es la mejor manera de añadir una habilidad a tu perfil profesional? Hablar bien en público. Todo el mundo puede conseguirlo, es sólo cuestión de práctica. Como dice Adams, si añades la capacidad de comunicar bien a cualquier otra habilidad de tengas, de repente serás el jefe de todos los compañeros que tienen la misma habilidad que tú. ¿Diferencia? Ellos tendrán una y tú, dos. “Combined knowledge” que dicen los americanos.

Así que, ya sabes, haz de la comunicación y de hablar en público una de tus habilidades. Qué bien las cosas que no son cuestión de suerte, sino cuestión de práctica.

P.D.: Scott Adams publicó esta reflexión en su blog, “Carrer advice”.

 

No Comments

Post A Comment

WhatsApp No seas rollero
Enviar mensaje