¿Por qué nace NO SEAS ROLLERO?

 

[Te quiero contar lo que ojalá me hubieran contado a mí hace 20 años]

 

Hemos normalizado el aburrimiento. En los eventos, en las reuniones de trabajo, en la formación. Hemos sido tan permisivos con nuestro tiempo que entendemos como normal lo que sólo es habitual: el 90% de la gente, cuando tiene que enfrentarse a hablar en público, es muy rollera.

Hay una diferencia entre ser aburrido y hacer las cosas aburridas. Nadie está condenado por su carácter. El mundo está lleno de gente simpática que divaga y aburre a las piedras cuando llega su turno de palabra.

Me di cuenta al salir al mundo real. Algo fallaba. Y me tocó desaprender todo lo aprendido de un sistema educativo más rollero de lo deseado.

Hagámoslo sencillo. Una buena idea es mejor que diez. Un folio es mejor que diez. Cinco minutos son mejor que diez.

 

Aclaración: aquí no se dan lecciones desde ningún pedestal

No pretendo, lector, que te sientas juzgado. “Eso que estás contando sólo le interesa a tu madre” son frases que leerás o escucharás en mis ponencias. Y no será nada personal. Tampoco quiero verme atrapada en el espejo de mi propia lección. Yo soy una rollera que, día a día, busca fórmulas para dejar de serlo. Y aquí las comparto.

Porque creo en un mundo mejor, donde una reunión de trabajo o una jornada profesional no sean sinónimo de tortura.

 

No Comments

Post A Comment

WhatsApp No seas rollero
Enviar mensaje